¿Cuál es la función de los amortiguadores?

Los amortiguadores se encargan de mantener en contacto los neumáticos con el suelo en todo momento. Además afectan también a nuestra comodidad y seguridad, ya que filtran las vibraciones de la carretera que se transmiten directamente al habitáculo.

¿Qué sucede si los amortiguadores están desgastados?

Un sistema de suspensión en mal estado afectan a la estabilidad del vehículo, podemos perder la adherencia en giros, perder la dirección o sufrir aquaplaning (hasta un 15%). También influyen en la frenada aumentando la distancia de frenado considerablemente, hasta un 35%. Tercera razón, los amortiguadores en mal estado hacen que el resto de piezas (rótulas, soportes…) del vehículo aumenten su desgaste debido al exceso de vibraciones. Por último, el mal estado de la suspensión afectan a nuestro confort.

Los principales signos de desgaste de los amortiguadores son los siguientes:

  • Si nuestros neumáticos sufren un desgaste anormal o asimétrico
  • Ruidos extraños que se escuchan al pasar por un badén
  • Si al acelerar sentimos vibraciones en las ruedas delantera
  • Pérdida de control en las curvas
  • ¿Con qué frecuencia deben ser verificados?
  • Es conveniente controlarlos cada 20.000 – 30.000 km.
  • Cuando los amortiguadores son reemplazados, el vehículo debe ser equilibrado y alineado de nuevo con el fin de evitar que otras partes mecánicas se desgasten de manera anormal.
  • Los amortiguadores siempre se deben cambiar en parejas para garantizar el equilibrio de su coche.
  • En ningún caso deben montarse amortiguadores de distintas marcas o tipos en el mismo eje.