Continental ha desarrollado el concepto de frenos para vehículos eléctricos “New Wheel”.

Gracias a la utilización de materiales ligeros se reduce el peso de la rueda y del freno con las consiguientes ventajas para los automóviles eléctricos.

El concepto New Wheel se basa en una nueva división entre la rueda y el eje. Aquí la rueda consta de dos partes, la estrella portadora de aluminio, que permanece atornillada permanentemente al cubo de la rueda, y el borde, que está atornillado a la estrella.

El freno de rueda se fija al soporte de rueda del eje y se acopla desde el interior con un disco de freno de aluminio anular, que a su vez se atornilla a la estrella portadora. El freno interno permite un amplio radio de fricción del disco de freno, ya que el espacio disponible en la rueda se utiliza óptimamente.

El diseño de New Wheel utiliza material de aluminio ligero para el freno con un alto nivel de eficacia de frenado y, dado que el aluminio es un conductor de calor muy bueno, el calor generado en el disco durante el frenado se disipa
rápidamente.