¿Qué importancia tiene los frenos?

El sistema de frenos es de vital importancia para la seguridad de los ocupantes de un vehículo.

Unos frenos en buen estado disminuye la distancia de frenado y con ello el riesgo de colisión.

¿Con qué frecuencia debo hacer una revisión de frenos?

Eso depende de su estilo de conducción y del número de kilómetros que haga. Una gran cantidad de distancias cortas y un cambio automático también requieren mayor periodicidad en las revisiones.

Sin embargo, tenga en cuenta que necesita revisar los frenos al menos una vez al año (o un promedio cada 20.000 kilómetros). Especialmente las partes que están sujetas a desgaste deben ser examinados de forma regular: los discos, los tambores, las pinzas y las pastillas. El líquido de freno tiene que ser revisado cada dos años, ya que con el paso del tiempo absorben agua del aire, reduciéndose su eficacia

¿Cuáles son los síntomas de un freno en mal estado?

  • Si el coche frena menos y tarda más en pararse.
  • Si tenemos que pisar con más fuerza el pedal del freno de lo que era normal en nuestro coche. Estos dos síntomas suelen indicar desgaste.
  • Si el pedal del freno está demasiado blando y esponjoso, y no es normal en nuestro coche. Esto suele indicar que el líquido de frenos está mal, o que hay aire en el circuito.
  • Si el pedal del freno está demasiado duro. Esto indicaría un problema con el servofreno, el sistema que nos ayuda a que se aprieten las pastillas contra el disco.
  • Si hay ruidos o temblor en el pedal del freno al frenar, pero siempre, no solo cuando se trata de una frenada muy fuerte o con agua, caso en el que funcionaría el ABS. Esto suele indicar que el disco está dañado y alabeado.
  • Si a pesar de tener ABS se bloquea alguna rueda al frenar o si el coche frena desigualmente y en lugar de seguir recto se desvía hacia un lado