Tras haber proporcionado a Michelin la primera de su reciente serie de victorias en Le Mans con Laurent Aïello, Stéphane Ortelli y Allan McNish en 1998 (Porsche 911 GT1-98), Porsche ha conseguido la 20ª victoria consecutiva para el Grupo en esta legendaria prueba.

Desde el comienzo de su ininterrumpida serie de 20 victorias desde 1998, Michelin ha ganado las 24 Horas de Le Mans con socios como Audi, Bentley, BMW, Peugeot y Porsche. Y antes de eso, el Grupo había ganado esta prestigiosa carrera de resistencia con McLaren, Mercedes, Alpine-Renault y Chenard & Walcker.

“Esta serie de 20 victorias demuestra que Michelin ha logrado proporcionar a sus socios soluciones ganadoras que se han ajustado a la perfección a la evolución de los autos y de la propia carrera en las últimas dos décadas”, ha comentado Pascal Couasnon, director de Michelin Motorsport. “Nuestra capacidad para anticiparnos y responder a nuevos desafíos han sido los motores para desarrollar las nuevas tecnologías que hemos presentado en los últimos años y que han ido encontrando gradualmente su camino en nuestros neumáticos de carretera”.

“Este enfoque nos ha permitido crear fructíferas asociaciones técnicas con los más importantes y prestigiosos constructores de automóviles del mundo, fomentando, de este modo, innovaciones y facilitando la transferencia de nuevas tecnologías desde el circuito a la calle”, ha continuado Couasnon.

En esta edición de 2017, Timo Bernhard, Earl Bamber y Brendon Hartley (Porsche 919 Hybrid N° 2) obtuvieron el premio más prestigioso de la disciplina después de haber ganado la emocionante carrera del fin de semana, liderada durante la noche por el Porsche 919 Hybrid N° 1 (Jani/Lotterer/Tandy), por los retiros casi simultáneos de los Toyota TS050-Hybrids N° 7 (Conway / Kobayashi / Sarrazin) y N° 9 (Lapierre/ Kunimoto/López) y por el largo tiempo que pasó el Toyota N° 8 (Buemi/Davidson/Nakajima) en el pit para resolver un problema técnico.

Durante este tiempo, el Porsche N° 2 se concentró en su intento de recuperar el tiempo que había perdido el sábado por la noche mientras solucionaba un problema técnico. Con decisión, y después de que la carrera había estado brevemente liderada por un prototipo LM P2, los tres pilotos se colocaron en cabeza cuando aún quedaba una hora.